BIOMASA - PELLET


Biomasa para uso térmico es toda materia orgánica, de origen vegetal o animal, así como los materiales que proceden de su transformación natural o artificial, susceptible a su combustión de manera eficiente y limpia.

 

Puede clasificarse en biomasa natural, residual y cultivos energéticos. Para uso residencial existen calderas para calefacción y ACS que utilizan diversos tipos de biomasa como combustible, siendo los principales leña, carbón vegetal, astillas, pellet, briquetas, hueso de aceituna, cáscara de almendra, etc., íncluso de forma combinada. De todos ellos el pellet es el más utilizado a nivel doméstico.

 

El pellet se elabora a partir de virutas de madera y serrín, no estando permitido para su fabricación ni la tala de árboles vivos, ni el uso de productos químicos para el compactado.

  

Es una de las fuentes de energía más limpias, puesto que se puede considerar neutro en términos de emisiones de CO2 y la energía necesaria para su producción es baja. Es relativamente cómodo, puesto que al ser compacto, necesita menos espacio de almacenamiento y se puede automatizar la carga con más facilidad. Las cenizas resultantes de la combustión son apenas el 0,7 % de su volumen, con lo que el vaciado de residuos se hace esporádico y además se pueden reutilizar como abono o se puede tirar como basura ordinaria.

 

El pellet es por tanto una alternativa renovable, limpia y sobre todo eficiente, puesto que si consideramos el precio del combustible necesario para generar cada kWh térmico, es el más económico y es de suponer que de cara al futuro, su precio siempre será más estable que los combustibles sólidos más comunes.

 

             

Si crees que una caldera de biomasa puede adaptarse a tus necesidades, SERVIENERGÍA PROYECTOS E  INSTALACIONES pone un equipo de profesionales a tu disposición para resolver y aclarar todas tus dudas. Contacta con nosotros, nos encargaremos del diseño, instalación y puesta en servicio de tu calefacción con los mayores estándares de calidad y eficiencia.